Guía Astral

LUNA: El protector. Este satélite terrestre forma parte de esta matriz simbólica asociada a los planetas o cuerpos celestes. La Luna se conecta a lo más cercano, a lo más conocido, al origen, a la Madre. Simboliza lo más familiar, todos la conocemos sabemos sus fases, no tenemos esta familiaridad con el resto de los planetas al observar el cielo. Cercana y popular, simboliza lo familiar en una carta natal, la identidad básica, aquello que da seguridad y protección. Representa nuestro hábitat emocional, la primera identidad, aquello que nos protege,  la “madre” del holograma natal.

Si te sentís muy identificado con el personaje lunar. Solés ocupar el rol de protector sensible,  la gran madre-padre que a todos cuida. Prestás atención a las necesidades de los otros. Te sentís muy vulnerable fuera de tus ámbitos conocidos. Tendés a generar vínculos de mutua dependencia  que, lejos de asfixiarte, te hacen sentir protegido y querido. Has construido tu mundo adulto reproduciendo un estilo similar al de tu familia de origen. Le das importancia al mundo familiar y materno, priorizás la comodidad, solés eligir quedarte en casa antes que socializar.

Si te cuesta reconocerte con el personaje lunar. Tendés a huir de los compromisos y a postergar o rechazar la posibilidad de armar tu propia familia. Te cuesta compartir espacios o actividades con tu familia de origen. Tenés dificultad para hacerte cargo de las necesidades de tu entorno porque sentís que te quita libertad. Te asfixia quedarte mucho tiempo encerrado en un mismo lugar, te cuesta sentir afinidad o compartir intereses con tu familia de origen. Recordar tu pasado tiende a entristecerte.

MERCURIO: El comunicador. Desde el punto de vista astronómico, Mercurio es el planeta más cercano al Sol. Astrológicamente, simboliza la función más cercana a la conciencia o al Yo y se ocupa de conectarlo con el mundo exterior. Representa la comunicación verbal y mental, la inteligencia, la percepción intelectual y la interacción entre el mundo interior y el exterior

Si te sentís muy identificado con el personaje mercurial. Es el “Mensajero Alado, el Dios de los Caminos”, nos recuerda que todo lo que existe está interconectado. Sos netamente un ser  vinculante, te es fácil hacer amigos, te gusta escuchar a otros, intercambiar ideas y opiniones.  Experimentás, preguntás y  curioseás naturalmente; considerás que cada vínculo o cada experiencia trae siempre nuevos aprendizajes. Sos buen comunicador, divertido y sociable, la pasás mejor acompañado que andando solo por la vida.

Si te cuesta reconocerte con el personaje mercurial. No te gustan los cambios. Preferís decidir  en soledad antes que estar consultando opiniones ajenas. Te cuesta tener amigos y es probable que, si tenés hermanos, tengas diferencias con ellos. Te esforzás por mantener  una imagen seria de vos mismo. Sos algo terco y solitario, tendés a sostener tus ideas aunque todo el mundo opine lo contrario.

VENUS: El seductor. Desde el punto de vista astronómico, Venus es el segundo planeta más cercano al Sol y  es el más próximo a la tierra. Es el planeta más parecido al nuestro, similar en tamaño, masa y composición. Venus es normalmente conocida como la estrella de la mañana o Lucero del Alba o la estrella de la tarde o Lucero Vespertino, cuando es visible en el cielo nocturno. Es junto a la Tierra (diosa Gea de la antigüedad) el único planeta del Sistema Solar con nombre femenino. Venus puede aproximarse a la Tierra más que ningún otro planeta y astrológicamente simboliza lo complementario, a la compañera o  a la amante.

Si te sentís muy identificado con el personaje venusino. Venus representa a la Diosa Afrodita del amor. Su función es seducir, complementar, disfrutar y armonizar. Te gusta y te importa estar bien en pareja, tendés a priorizar la apertura y el encuentro armonioso y amoroso con los otros. Valorás tu imagen y tu estética en vos mismo y en quienes te rodean. Apreciás el arte y  la cultura. Sos sensual, armonioso y buen mediador, tendés a saber cómo solucionar conflictos. Sos educado, agradable, de buen trato y te ocupas de realizar actividades solidarias porque te importa lo que le sucede a tu entorno y a la sociedad en general.

Si te cuesta reconocerte con el personaje Venusino. Te es difícil estar en pareja, lo sentís más como una incomodidad que como un beneficio. Tendés a confrontar y a ver enemigos o conflictos en todas partes. Difícilmente estás relajado, te cuesta descansar y detenerte a disfrutar de las cosas simples de la vida. Te resulta difícil adaptarte a las normas  sociales y tendés a sentirte desequilibrado o enojado.

SOL: El  líder. La astrología está hecha desde lo que vemos cotidianamente desde nuestro planeta, por lo que el “sol astrológico” en verdad representa a la tierra girando alrededor del Sol. La mirada astrológica simboliza el mundo emocional humano, reproduce la mirada desde la tierra, donde parece que es el sol el que gira alrededor nuestro. Centro del Sistema Solar, en torno a él giran los planetas, es el centro gravitacional que los atrae. Con su luz y su energía los ilumina y vitaliza. El sol se autogenera, se autoconsume, fabrica su propia energía para vitalizar al resto. En astrología, simboliza al núcleo de la personalidad, representa al individuo consciente de sí mismo, su capacidad para brillar y ser centro, para expresar, irradiar y liderar.

Si te sentís muy identificado con el personaje Solar. La figura solar se asocia al “rey”. Cumple la función simbólica de unidad, su existencia garantiza la del reinado como tal, siempre coordinando las partes y garantizando su unidad. El sol es centralizador, se asocia al director de orquesta. Te gusta llevar la batuta y asumís el rol de líder en los proyectos, te hace feliz guiar a los otros y  ser el centro de atención. Sos seguro, creativo, auténtico, cálido, leal y  generoso. Tu espontaneidad  y alegría estimula al resto a expresarse confiando en su propio estilo. Prestás mucha atención a tu imagen corporal y social. Te has diferenciado de tu familia de origen desarrollando un estilo particular y personal de vivir.

Si te cuesta reconocerte con el personaje Solar. Tenés  miedo a equivocarte, en tu aspiración de hacer todo perfecto, ni siquiera intentás individualizarte. Esta dificultad para lo espontáneo y la expresión auténtica inhibe tu accionar y te paraliza. Tendés endurecerte mental y corporalmente. No aceptás tu esencia, al no escucharte a vos mismo convivís con una sensación de exilio y de intransferible soledad. Te cuesta la función del sol que es justamente “dar vida”, sintiéndote desmotivado, desvitalizado, sin alegría y ni proyectos. Te cuesta compartir con otros, nada te estimula a conectarte o a disfrutar.

MARTE: El Guerrero. Es el cuarto planeta del Sistema Solar más cercano al Sol. Llamado así por el dios de la guerra de la mitología romana Marte, recibe a veces el apodo de paneta rojo debido a la apariencia rojiza que le confiere el óxido de hierro que domina su superficie. Es el primer planeta exterior que está más allá de la tierra. En astrología simboliza la función conquistadora de intenta ir hacia adelante, de buscar nuevos territorios. Representa a nuestro guerrero interno que desea y sale a conseguir lo que quiere, el que se pone “rojo de ira” y sale a pelear.

Si te sentís muy identificado con el personaje marciano. Sos independiente y autodeterminado, salís a buscar la vida. Estás acostumbrado a valerte por vos mismo y no esperás que nadie te regale nada. Tenés el suficiente coraje y energía vital para luchar para concretar tus deseos. De estilo franco y claro, te expresás sin vueltas para explicitar tus deseos. Asumís riesgos y te abrís camino intentando superar cualquier obstáculo. Tu fuerte personalidad valora ser independiente y no necesitar de los otros. Sobrellevas los fracasos reciclándote con nuevas energías. Te fortalecés ante los límites y superás las frustraciones con rapidez. Te hacés valer y confiás mucho en tu  propia fuerza.

Si te cuesta reconocerte con el personaje marciano. Sos muy dependiente de otros, te cuesta valerte por vos mismo. Tratás de agradar y disimulas tus enojos porque temés el rechazo y  la agresividad. Te sentís violentado o fracasado por no animarte a accionar por vos mismo. Como no te decidís a encarar tus propios proyectos, solés frustrarte por esperar que otros te ayuden a hacer lo que vos no te animás. Sos susceptible y de temperamento inestable. Intentás ser medido y controlado pero actuás de forma ciega e impulsiva generando insólitas escenas de ira y  furia. Te cuesta poner límites y frenar a los otros que te invaden. Sentís energía violatoria e intrusiva a tu alrededor, te enoja el no registro del otro cuando, en verdad, deberías registrar que sos vos mismo quien primero no registra los propios deseos y los límites que debés poner.

JÚPITER: El guía. Es el quinto planeta del Sistema Solar y forma parte de los denominados planetas exteriores que están más lejos del  sol que la tierra. Su nombre es el dios romano Júpiter o de Zeus, en la mitología griega. Es el planeta más brillante después del Sol, el mayor cuerpo celeste del Sistema Solar, con una masa casi dos veces y media mayor a la de todo los demás planetas juntos. Simboliza nuestra capacidad de expandirnos, de crecer, la confianza y el entusiasmarnos para logar superarnos y ser más.

Si te sentís muy identificado con el personaje Jupiteriano. Sos naturalmente confiado, alegre y entusiasta. Te aventurás a los nuevos proyectos y confiás en la fluidez de las cosas. Sos agradecido, tu mirada suele  ser optimista y entregada. Sos extrovertido y siempre cargado de energía contagiosa. Transmitís tu entusiasmo de una manera alegre y generosa. Tendés a ver el vaso medio lleno ante cualquier situación complicada. No te frustrás fácilmente y encontrás  un aprendizaje interesante en cada situación que atravesás. No te detenés en la queja ni sentís que la vida te debe algo. Ponés el énfasis en las cosas positivas y minimizás las que no son tan agradables. Tenés una mirada trascendente de la vida, sos abierto a diferentes filosofías o caminos espirituales. Te gusta abrir camino y marcar dirección para otros. Te gusta proyectarte hacia el futuro y siempre te planteas nuevos horizontes.

Si te cuesta reconocerte con el personaje Jupiteriano. Te cuesta sentirte vital y solés estar falto de alegría. Tendés a quedar identificado en “la carencia”, atrapado y quejoso en lo que no tenés o en los proyectos que no se te dan. Te falta desarrollar  sentido de oportunidad. Te cuesta sintetizar, priorizar y solés quedarte engachado en detalles sin importancia o en críticas intrascendentes. Solés dudar y te cuesta definir una respuesta, estás inquieto y sos escéptico con tu vida en general. Fundamentalmente, te cuesta confiar en vos mismo. Pensás que podés hacer poco para mejorar tu vida pecando de excesivo conformismo o comodidad.

SATURNO: El jefe. Saturno es el último planeta que se ve a simple vista. Es el sexto planeta del Sistema Solar, el segundo en tamaño y masa después de Júpiter y el único con un sistema de anillos visible desde nuestro planeta. Su nombre proviene del dios romano Saturno. En la mitología romana, Saturno era el equivalente a Crono, gobernaba a los dioses y a los hombres devorando a sus hijos en cuanto nacían para que no lo destronaran. Saturno se destacaba por su lentitud y se lo asociaba al padre anciano. En astrología, simboliza la capacidad de poner límites y orden, la madurez y el esfuerzo para construir con solidez, el criterio realista y la tolerancia a los límites, las frustraciones se transforman en objetivos para seguir creciendo.

Si te sentís muy identificado con el personaje Saturnino. Sos criterioso y realista, tenés capacidad para poner orden y límites y lograr que los proyectos se encaucen. Sos pragmático y objetivo, te pones metas y, lejos de frustrarte cuando no salen en tiempo y forma, te esforzás para seguir adelante y obtener logros aún más resistentes y sólidos. Sos oportuno y gran conocedor de los tiempos para actuar en cada proyecto o vínculo. Tenés importantes talentos para triunfar en la vida como la paciencia, la responsabilidad, la perseverancia, la constancia y  la tenacidad. Sabés autoregularte y ser tu propio juez, como ya no ponés la mirada exigente en lo externo, solés desarrollar un buen vínculo con figuras de autoridad. Sos referente en tu entorno por ser seguro y confiable para actuar, se valora tu  capacidad para comprometerte, tu firmeza y tu solidez.

Si te cuesta reconocerte con el personaje Saturnino. Tenés un alto nivel de exigencia. Solés sentirte atrapado en la crítica, los juicios y las exigencias. Te cuesta confiar en vos mismo y construir un proyecto a tu manera. Tenés dificultad para poner límites claros y  te autoimponés exigencias y obligaciones. Sería bueno aprender a regular las demandas externas y las propias.  La figura paterna puede estar  idealizada o vivenciada como extremadamente exigente, esto puede generar proyección de tiranía en otras personas a quienes entregás excesiva autoridad y sostén. Mientras veas la ley y la seguridad afuera, padecerás en  una rigidez extrema. Sufrís la falta de espontaneidad e imaginación, sos inflexible y severo, tu excesiva dureza suele llevarte al aislamiento y a la soledad. En general, te frustrás en los vínculos o en los proyectos por poner desmedidas expectativas que suelen no cumplirse. Deberás madurar y desarrollar mayor autosostén para superar tus recurrentes desiluciones.

Aún existen tres planetas más en el sistema solar: Urano, Neptuno y Plutón. Estos son los planetas trans-saturninos, están tan distantes del sol que sólo comenzaron a verse cuando desarrollamos los telescopios. No fueron visibles durante siglos ni tampoco en  la astrología originaria. Su extrema distancia de la tierra los convierte en energías muy distantes para la conciencia y  representan personajes muy complejos para nuestra psiquis como para poder  sentirnos identificados en lo individual.

por Beatriz Leveratto

planetas

Anuncios